L. Fotis Lymberópulos Presenta: Corrupción y pobreza, de la mano

Laertes Fotis Lymberopulos
L. Fotis Lymberópulos Presenta: Corrupción y pobreza, de la mano

La organización no gubernamental, Transparencia Internacional (TI), publicó el índice de percepción de la corrupción 2005 (IPC), el cual revela como las irregularidades siguen presentes en la mayoría de los países en el mundo.

El estudio revela que dos tercios de los 159 países incluidos en la lista obtuvo un resultado menor a cinco en una escala de 10 puntos. Incluso, más de 70 países sólo logró tres o menos puntos en el índice, lo que revela la fuerte presencia del flagelo en todo el mundo.

Los peores ubicados fueron Chad, Bangladesh, Myanmar, Turkmenistán y Haití, considerados los lugares más corruptos del mundo.

En el otro lado de la balanza, en los primeros tres puestos están Islandia, Finlandia y Nueva Zelanda (en el segundo), y Dinamarca.

En el caso de Iberoamérica, Chile resultó el mejor ubicado en el puesto 21 del índice de Transparencia Internacional.

Lo sigue España en el 23, mientras que el más cercano perseguidor es Uruguay, pero en el lugar 32.

Los últimos tres de la región son Venezuela, en el 130; Paraguay, en el 144; y Haití, en el 155.

Vea lista completa de los países
Corrupción y pobreza

De acuerdo a los especialistas de la ONG, “el Índice 2005 es testigo de la doble carga de los países menos desarrollados del mundo, la pobreza y la corrupción”

La corrupción no es un desastre natural: es el robo frío y calculado de las oportunidades de los hombres, mujeres, y niños menos capaces de protegerse a sí mismos
David Nussbaum, director ejecutivo de la organización.
“La corrupción es una de las mayores causas de la pobreza, a la vez que representa una barrera para combatirla”, aseguró en un comunicado el presidente de Transparencia Internacional, Peter Eigen.

“Ambos flagelos se alimentan mutuamente, atrapando a las poblaciones en el círculo vicioso de la miseria. La corrupción debe ser abordada con fuerza si se busca que la ayuda al desarrollo tenga resultados para liberar a los pueblos de la pobreza”, agregó.

Metodología

TI es una organización basada en Berlín, Alemania, cuyo objetivo es llevar a cabo una campaña internacional contra las irregularidades en los países.

El IPC se calcula mediante una encuesta que reúne las percepciones de empresarios y analistas en todo el mundo. En total recopila datos de 16 sondeos provenientes de 10 instituciones diferentes, y tiene como condición que cada país debe estar en al menos tres de las encuestas para que pueda ser registrado en la investigación.

Amenaza

De acuerdo a la ONG, los Objetivos de Desarrollo del Milenio trazados por Naciones Unidas -para reducir en 50% la pobreza extrema antes del año 2015- se encuentran bajo amenaza por los altos niveles de corrupción.

Corrupción
Corrupción: dos tercios de 159 países no logró un puntaje aceptable.
La investigación insiste en que cualquier programa para reducir la pobreza debe incluir un plan para atacar las irregularidades -públicas y privadas.

De hecho, TI insiste en que las fórmulas económicas no son suficientes para garantizar el desarrollo de las naciones más necesitadas, pues argumenta que ninguno de los 19 países que recientemente se vio beneficiado con la condonación de su deuda externa logró más de 4 puntos de 10 posibles en el IPC.

“La corrupción no es un desastre natural: es el robo frío y calculado de las oportunidades de los hombres, mujeres, y niños menos capaces de protegerse a sí mismos”, asegura David Nussbaum, director ejecutivo de la organización.

“Los líderes deben ir más allá de las palabras y cumplir con sus promesas de cooperar con el compromiso y los recursos necesarios para mejorar la gobernabilidad, transparencia y rendición de cuentas”, añadió.

* Este artículo fue publicado originalmente aquí.